• 31-Mar-2016
  • ARTICULOS
 ESTRES…DOS…UNO…CERO…

por el Dr. Mario Adolfo Ríos, Médico especialista en gerontología comunitaria e institucional. Docente de la cátedra de Medicina Preventiva y Salud Pública de la facultad de medicina de la UNCUYO.  Médico de la dirección de adultos mayores de Mendoza.

ESTRES…DOS…UNO…CERO…                                                                                           

 Dr. Mario Ríos.

 

Mat. Prov. 8219

 

Todo el mundo habla del Estrés pero  poco se sabe de que se trata desde el punto de vista fisiopatológico, solo conocemos que es producto de las situaciones vitales desagradables, que hace mal a nuestro cuerpo y mente por como nos sentimos,  que debemos tener una forma de ser muy especial para no sentirlo o bien acudimos a medicaciones para frenar sus síntomas.

Tan cierta es esta aseveración que Ud. puede comprobar que los ansiolíticos son uno de los cinco  medicamentos de mayor venta en la Argentina, junto con los analgésicos y anti hipertensivos, teniendo además uno de los consumos más altos del mundo.

No es motivo de este escrito hacer un debate si esto se debe a la presión de los Laboratorios que los fabrican y venden, a cuestiones del mercado, a la negligencia médica al prescribir, etc., lo cierto es que el paciente pide su administración  porque encuentra en estos productos una manera de sentirse mejor…menos estresado.

Si hacemos una mirada fisio antropológica podemos decir que nuestro organismo creo el Estrés para poder sobrevivir.

Antes,  el sistema simpático neurológico se activaba cuando aparecían situaciones de riesgo o amenazas  para la vida, como por ejemplo, un mamut que nos perseguía hasta que podíamos llegar a nuestra cueva, entonces subía la adrenalina, nuestro ritmo cardíaco se aceleraba, se ponían en tensión nuestros músculos, se modificaban  las pupilas para mirar mejor, etc. y  ya en la seguridad de nuestra guarida se activaba el sistema autónomo parasimpático que nos hacia sentir el relax de habernos salvado.

Pero resultó que estos animales salvajes  se extinguieron y con ellos nuestro estilo de vida, complicándose cada vez más y más hasta nuestros tiempos sin que estos mecanismos de defensa y huida naturales se hayan modificado demasiado.

Hoy por hoy vivimos en un mundo lleno de “mamuts” reales e imaginarios que activan varias veces al día nuestro instinto de defendernos, atacar o salir corriendo, pero nuestra civilidad nos obliga a frenarnos, callarnos y aguantar, sin que esto sea acompañado de una adaptación profunda en nuestras sensaciones y nuestra correspondiente repercusión orgánica.

Con el tiempo y tal como la gota de agua orada la piedra, nuestro cuerpo se lesiona por esta causa y nos resta calidad de vida en el presente y a futuro y  por consiguiente  una muerte prematura.

Si bien  todos moriremos, mientras mas lejos este ese día…. mejor, y como la vida también es parte de nuestra naturaleza básicamente esperamos que sea rápida, sin dolor y rodeados de nuestros afectos.

Y hablando de vivir muchos años,  cuales son los ingredientes para una exitosa longevidad? , es interesante escuchar lo que dicen del Estrés aquellas personas

centenarias, lúcidas y exitosas, que superaron muy ampliamente lo que muchos de nosotros tenemos como expectativa vivir. Que dicho sea de paso en Argentina llega a los 80 en las mujeres y a los 74 los hombres (lejos de los 100).

Muchísimos estudios sobre ancianos longevos en todo el mundo  prueban definitivamente y sin ningún lugar a dudas, que evitar el Estrés es una de las formulas de mayor peso para tener una larga vida, sana y con excelentes niveles de lucidez, por ejemplo Jeanne Calmet fue la mujer  que se demuestra más años vivió sobre la tierra, muriendo a los 122 años y a poco de morir expresa  en un reportaje que ella solo tenía una arruga y estaba sentada en ella, demostrando su gran sentido del humor.

Un claro ejemplo de “receta para vivir muchos años” la da quien fuere el hombre más longevo, en el que basándose en datos comprobados,  era el japonés Shigechiyo lzumi, que murió en 1986 a la edad de 120 años y 237 días.

 Según las declaraciones que el anciano hizo al redactor jefe del Guinness, los mejores consejos para una larga vida consisten en "no preocuparse, y dejar las cosas a Dios, al sol y a Buda".

Un estudio español llamado Cien Años y Más (Dra. Puga)  realizado a varios centenarios de ese país deja como resumen:  

-Uno de los  consejos  que más se repiten es relativo a la actitud, al perfil psico-social; estos centenarios recomiendan afrontar toda la vida con alegría, con optimismo, disfrutando al máximo los buenos momentos.

Casi idéntico a todo lo que sucede en el mundo, realicé  un estudio sobre este mismo tema en mi lugar de trabajo diario, el Hogar Santa Marta de Mendoza y a pesar de solo tener un centenario, el resto de la población en estudio eran ancianos y ancianas que superaban ampliamente las expectativas de vida en Argentina, donde relacionaba la actitud sobre la vida versus el nivel de funcionalidad bueno y el resultado fue el siguiente:

< respecto a la actitud sobre la vida, el  76,2% toma una postura positiva y resiliente ante los desafíos de la vida y  23,8 %  de los ancianos/as toman una postura negativa ante las situaciones de sufrimiento.

Pero al desagregar los datos por sexo vemos que el 70% de las mujeres tiene una visión positiva sobre la vida y en los hombres fue del  85%.

Solo como ejercicio, les propongo a las personas que están leyendo este artículo anoten en una hoja, las situaciones de estrés, (de cosas que sucedan o piensen), que viven desde que se levantan por la mañana hasta que se acuestan a la noche, así tomaran una dimensión verdadera de este fenómeno que hace que nuestro cuerpo  deje de funcionar como mínimo 25 años antes de lo previsto por nuestra naturaleza.

 

Muchas Gracias

                                  


 

Dejenos su comentario