• 19-Feb-2020
  • ARTICULOS
MANIFIESTO NOS-OTROS LOS MAYORES

Compartimos un texto de nuestro compañero  Roberto Horacio Orden

1)EL POR QUÉ DE ESTE DOCUMENTO

En poco más de tres días el Congreso de la Nación aprobó la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva Nº 27541 que impulsó el presidente para declarar emergencia en 9 áreas del Estado y aplicar las primeras medidas que permitan detener la crisis y darle a su gobierno margen de maniobra para renegociar los pagos de la deuda.

Una de esas áreas declarada en emergencia es la Previsional, según el citado texto se congela la movilidad jubilatoria a excepción de quienes se encuentran comprendidos dentro e regímenes especiales, jueces, fiscales, diplomáticos, funcionarios de alto rango, docentes e investigadores.
Para el caso de los haberes jubilatorios mínimos se contempla la asignación de dos bonos de $ 5000 dentro de los próximos 180 días.

En primera instancia se asiste a un evidente retroceso sufrido en la percepción de los haberes jubilatorios por parte de los a adultos mayores, vulnerando derechos adquiridos, según lo aseverado por reconocidos previsionalistas.

Estas medidas tendrán consecuencias impredecibles en las formas de vivir, enfermar y de morir de los adultos mayores de la República Argentina.

El ageismo o discriminación por la mayoría de edad atraviesa todo el tejido social y muchas veces es convalidado, incluso, con la anuencia de los propios integrantes y representantes del grupo poblacional atacado , como en este caso dañado en sus intereses materiales.

Los efectos perdurables de estas medidas no afectan por ciento ochenta días, sino que calan en el tejido social, dejando anclado en el imaginario colectivo, de todas las generaciones de nuestro país , que la variable de ajuste es la “guerra del cerdo” del escritor Bioy Casares o dicho en otras palabras “matar al abuelito”, tal y como ya ocurrió con otros gobiernos.

Se observa una elementalidad o sobre simplificación en el análisis de los problemas de los adultos mayores, los que por el contrario, son de matriz compleja y requieren de un tratamiento, acorde con dichas cualidades.

A modo de ejemplo, en lo que refiere a dicha complejidad se pueda sostener la idea de distintas segmentaciones existentes al interior de ese conglomerado poblacional, atribuibles a múltiples razones, particularmente aquellas determinadas por la presencia progresiva (con el incremento de los años) del fenómeno de la dependencia entre sus integrantes.

Contingencia no prevista por la Ley, que acaece por dentro y por fuera del sector que cobra los haberes mínimos y que en otros países, desde hace tiempo, genera la asignación de beneficios dinerarios complementarios.

No se detectan actores organizados dentro del sector de los adultos mayores en condiciones de elevar las múltiples necesidades de este Colectivo a la categoría de problemas para ser analizados y considerados en la mesa de los decisores que determinan las políticas públicas.

Por el contrario se destaca la llamativa y escasa presencia de opiniones críticas emanadas de las propias organizaciones de jubilados y de los estratos profesionales y académicos abocados al estudio y tratamiento del proceso de envejecimiento, así también, de parte de los encargados de velar por los derechos humanos de este Colectivo.


2)EL PARA QUÉ DE ESTE DOCUMENTO

Queremos constituirnos como SUJETO COLECTIVO en las decisiones que hagan al proceso del envejecimiento en nuestro país, incluyendo y desbordando el tema de los haberes previsionales.

No necesitamos ser invocados retóricamente, ni empoderados por otros, quienes se arrogan todos los derechos para re-presentarnos.

No tenemos aspiraciones de participar como partido político que termine traicionando o postergando a los mayores que no tienen tiempo de esperar soluciones de la clase política.

No obstante ello, queremos influir activamente con nuestras posturas, reclamos, estudios y propuestas, en la construcción de un círculo virtuoso de políticas para el sector de los adultos mayores.

Sostenemos una perspectiva de envejecimiento, que nos ubica como sujetos de derechos y nos desplaza del rol de subalternos en que nos sumieron sucesivos gobiernos.

Dentro de nuestra propia organización, la que hacemos andando. nos decimos SUJETO COLECTIVO por las distintas expresiones que albergamos, constituido no solo por adultos mayores, sino también, sumando a todas aquellas expresiones sensibilizadas con nuestra temática.

Nos alejamos de toda visión dicotómica y guetificada de nuestro sector, reconociendo y haciendo nuestros los reclamos por los problemas de muchos otros sectores de argentinos, que viven como nosotros, en diferentes condiciones de precariedad y desesperanza.

Estamos convencidos que nuestro aporte facilita la democratización del espacio de los mayores.

Creemos que una auténtica participación no deviene del acatamiento pasivo a las directivas tomadas por otros y su eje conductor, radica en nuestra participación en la toma de las decisiones de los Organismos que se encuentran abocados a nuestra atención, en la determinación de sus prioridades y en la asignación de sus recursos.

Por ello tomamos la decisión de no seguir siendo otros, en el decurso de las políticas públicas, para ser Otros en Nuestras Vidas…


 

Dejenos su comentario